Cata en casa: Cabernet Sauvignon Cabernario Nº8

Un vino que nace de las pocas parras de Cabernet Sauvignon sin filtrar que hay en el país.

El Cabernet Sauvignon ha tenido un salto cuántico durante la última década. De vinos intensos, concentrados y dominados por la madera pasamos a un abanico tan amplio que va desde los vinos frutales hasta los más tradicionales e intensos.

El Cabernario Nº8 es una rareza dentro de esta variedad, pues es uno de los pocos vinos que viene de parras no injertadas, es decir que sus raíces son las mismas que sus parras, algo bastante poco poco común en nuestro territorio.

Originario del Alto Maipo, este vino además es un ejemplo de la diversidad actual de esta variedad, pues al abrirlo nos encontramos con un vino vibrante, con la elegancia propia de la variedad.

Con un color rojo rubí, en nariz destacan los aromas a grosellas negras, con una nota de tabaco, y con u a boca jugos, de taninos suaves pero presentes que ademas dejan traslucir una suave pincelada de cacao.

Su rica acidez además le augura un buen futuro, aunque una vez descorchado, es difícil que la botella no se vaya rápido.

Si se busca un maridaje, las carnes rojas asadas y pastas rellenas pueden funcionar como acompañamiento, aunque este es un vino que se disfruta solo sin mayores problemas.